Solidaridad con la Iglesia sufriente